La gran Alcayatada

9/25/2018

En el año 2006, al señor Juan Ignacio Caicedo Ayerbe, se le condecoró con la Oren de la Alcayata de Oro en grado de Decano, y en su honor, su amigo Manuel Ignacio Cárdenas le escribió el siguiente verso:      

Porque el quejido, jamás fue de tu alma
Porque el dolor se fue sin tu permiso
Porque siempre te vimos sin-hastío
Porque las calles dan fe de tu entereza
                  Y  el crisol de espermas, tu valía.

 

Porque el soberbio se inclinó ante tu nobleza
Porque la duda se escondió ante tu firmeza
Porque en tus hombros suspiro María   
Porque hasta Cristo se admiró de tu carguío
                 Y lo ayudaste al buen morir en su agonía.

 

Porque has amado a Popayán sin miramiento
Porque sigues siendo hacedor de procesiones
Porque  siempre fueron los años tus testigos
Porque el crujir del maderamen fue tu aliento
                Y el compás de su tañer, fueron latidos.

 

Porque entre marzo y abril, sueñan tus sueños
Por que de tanto cargar, la gente te reclama
Porque te diste entre jurgos y pichones
Porque las andas se rajaron de tristeza
                Y al final, alcayataste tu vida ¡con firmeza!

 

A Juan Caicedo, mi hermano

 

Letras de PAZAL - Manuel Ignacio Cárdenas
Popayán, Abril 2006

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Síguenos
  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram

© 2018 by Contenalia Lab - Popayán.